lunes, 22 de septiembre de 2008

John Adams batió récords en la entrega de los Emmy

Dos dramas que muestran períodos históricos de los Estados Unidos se aseguraron un lugar en los libros de los récords de los premios Emmy a la televisión, mientras que 30 Rock , una sátira sobre una cadena televisiva, fue la gran ganadora entre las comedias.

Mad Men, la nueva serie aclamada por la crítica que muestra el trasfondo de la industria publicitaria en la cúspide de la revolución social de la década de 1960, se convirtió en el primer programa de una cadena de cable que no es HBO en ganar un Emmy a mejor serie dramática.

En tanto, la historia de la cadena HBO en siete partes sobre el segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams , finalizó la velada con 13 Emmys -la mayor cantidad para una miniserie-, superando el récord previo de 11 establecido en 2004 por Angels in America. 

En el terreno de la comedia, los votantes del Emmy prefirieron repetir la historia del último año coronando nuevamente a 30 Rock como mejor serie de comedia. La diferencia estuvo en que esta vez sus dos estrellas principales, Tina Fey y Alec Baldwin, se quedaron con los galardones actorales en comedia.

Fey se luce en la serie como una agobiada escritora de un programa cómico, en un papel basado vagamente en su experiencia real anterior en Saturday Night Live. Baldwin, por su parte, interpreta a su jefe, un egoísta ejecutivo de un canal de televisión.

Fey, creadora y productora del programa, también se alzó con el premio al mejor guión para una serie de comedia. "Estamos muy agradecidos de estar aquí otra vez, y tan agradecidos de haber sobrevivido para una tercera temporada", dijo sobre el escenario acerca de su programa, que en sus primeros tiempos tuvo inconvenientes para alcanzar buenos niveles de audiencia.

En la categoría drama, la cinco veces nominada al Oscar Glenn Close fue galardonada como mejor actriz por su interpretación de una ruda abogada en Damages. 

Pero la mayor sorpresa de la noche, fue el Emmy al mejor actor de una serie dramática que quedó en manos de Bryan Cranston, protagonista de Breaking Bad, en donde interpreta a un maestro de escuela enfermo terminal que produce metanfetaminas.

Reuters

3 Vivas!:

Esteban dijo...

Masqui segun escuche en la radio ni Dr House, ni Lost ni Dexter finalizaron con premio alguno..
saludos
Esteban

Mumina dijo...

La verdad es que creo que los yankylandeses y los argentos tenemos gustos muy distintos en materia de series.

marianela dijo...

Yo creo que la Mumis tiene razón en cuanto a que los yankis tienen un gusto bastante particular sobre las series y a lo que sea humor.

 
template by suckmylolly.com